Salmorejo cordobés

Ya estoy de vuelta en casa después de pasar unas vacaciones fantásticas! Tres semanas viajando por España y Portugal con la familia me han dejado unos recuerdos muy bonitos que voy a volver a revivir durante las próximas semanas mientras preparamos el libro de fotos del verano :-).  Desde hace unos años intentamos hacer un libro de cada una de nuestras vacaciones para poder tener a mano los momentos mas especiales y recordarlos en familia.

Por cierto durante las vacaciones he cumplido un año mas, y es verdad que preferiría congelar el tiempo y seguir teniendo siempre la misma edad pero como eso no es posible, no quiero perder ni un minuto en lamentaciones. Amo mi vida y me siento muy afortunada de poder cumplir un año mas con las personas que quiero. 365 oportunidades se abren de nuevo y sería un crimen no aprovecharlas! Mi equipaje se va cargando de experiencia, de seguridad, de mas amor y de mas ilusiones…  bueno y de mas arrugas claro!

Lo que que me gustaría para este nuevo año es aprender a tomarme la vida con mas ligereza y menos seriedad. Vamos a ver si consigo poner un poquito mas de humor a la vida y reirme un poco mas.

No quiero nada más
Desear me hace mal
Nunca basta el amor
Peor es esperar lo mejor
Nunca basta, nunca basta
Por eso quiero reírme más

Reírme más
Lo que más quiero es reírme más
Ser sorpresa de felicidad
Reírme más
Tener tiempo y perderlo ya

Reírme más
Lo que más quiero es reírme más
Despertarme para soñar
Reírme más
Porque la muerte es un absurdo fin  (Letra de Leo Garcia)

Y aunque las vacaciones se han terminado el calor sigue presente por eso creo que un salmorejo cordobés bien fresquito viene muy de gusto para combatir estos calores. Esta receta es del blog “directo al paladar” y tengo que decir que con la Thermomix sale riquísimo.

IMG_2271

Ingredientes

Para 4 personas
  • Tomates maduro1 kg
  • 2 Dientes de ajo pequeños
  • 150 Pan blanco (sin corteza)
  • 100 Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)

Elaboración

  1. Lavamos bien los tomates y retiramos las  pepitas y las partes por las que van unidos al pedúnculo. Los cortamos por la mitad y los colocamos en el vaso.
  2. Pelamos los dientes de ajo y retiramos el germen interior, con esto suavizamos su sabor, y los agregamos al vaso. Programamos 30 segundos, velocidad 5.
  3. Añadimos el pan blanco al vaso y ponemos sal, ( yo he puesto 1 cucharadita y media de sal).
  4. Trituramos durante 30 segundos, velocidad 5. Bajamos los restos de las paredes y programamos de nuevo cinco minutos a velocidad 10. Durante este tiempo vertemos el aceite de oliva virgen extra por el bocal, sin retirar el vaso, para que caiga poco a poco. Con esto conseguimos que la mezcla emulsione  y obtenemos una textura muy suave.  El salmorejo estará un poco caliento debido a la velocidad utilizada, por lo que es importante poner la mezcla durante unas horas en la nevera.

Que aproveche!

Anuncios